2.jpg

PROJECTE DOCUMENTAL MIQUEL GRAU

En Alacant el mataren

 

Una sociedad decente es aquella cuyas instituciones no humillan a ningún ciudadano

                                                              Margalit

 

Sobre el blog

La etapa que iba a traer la democracia en España no fue sino una prolongación del franquismo, un período de violencia indiscriminada que causaría heridas profundas en quienes vivieron aquella época. Pero también en quienes la recibieron como herencia.

Durante la Transición española se extendió por el país la represión, se mantuvo la censura y se reafirmó el silencio con el fin de esconder los hechos dramáticos y miserables del pasado. Efectivamente, el daño y el dolor sufrido en aquellos años ha llegado hasta nosotros como un peso enrome, incómodo, y a veces insoportable.

A Miquel Grau lo perdimos un día de 1977. Sucedió en Alicante, pero no se trata de un suceso aislado. Constituye un caso más de asesinato por odio e intolerancia, y una razón más para llevar a cabo este proyecto.


El objetivo es, en definitiva, rendir homenaje a Miquel y a todas las víctimas de la Transición, así como romper silencios, despertar preguntas y transmitir emociones, dando voz a la educación, la música, el arte, la literatura o el periodismo y, cómo no, a la Historia misma.

La meta final és gravar un documental audiovisual amb totes les col·laboracions, amb materials escassos però suficients, un poc de creativitat i molt de sentiment.

 
 
  • Maëla Sanmartín

Un més de nosaltres

Desde el 2011, el Casal Tio Cuc organiza todos los años un homenaje al joven Miquel Grau, a quien el odio y la intolerancia arrebataron la vida. Desde ese año, un puñado de alicantinos se reúne en la Plaza de los Luceros para recordar a un joven asesinado por la extrema derecha, y para recordarnos a nosotros mismos que el camino continúa, y que la justicia y la libertad son derechos que solo se consiguen cuando se lucha por ellos.

En nueve años y nueve homenajes ha participado en estos actos cantidad diferente de personas del ámbito de la música, de la cultura popular, del periodismo o de la historia. A lo largo de los años se ha mantenido una estructura similar, de manera que se combinan varias artes y materias: "un acte amb poesia, música, parlaments i cultura popular. Entenem que les paraules en record a Miquel Grau i de denúncia del feixisme que l'assassinà han d'anar acompanyades de l'art". Además, en la organización del acto se evita la participación de las autoridades e instituciones, pues ni se consideran necesarias ni se requiere su presencia: "procurem evitar les institucions; un dels principis fonamentals del Casal és el de l'autoorganització: hem de ser capaços de concretar -el que siga- amb les nostres pròpies capacitats i forces". "Preferim mantenir-nos allunyades del poder i de les seues misèries, i dependre únicament dels nostres propis recursos".

Después de tantos años organizando el mismo homenaje, podríamos pensar que Miquel Grau se ha convertido en un símbolo de la ciudad, una especie de héroe o figura idealizada a la que rendir homenaje... Sin embargo, no se trata de eso. No se pretende conmemorar su figura, ni su hazaña o su posible acto intrépido. No es un mártir y no lo recordamos por su muerte valerosa. Si por algo recordamos a Miquel Grau es porque era un joven como todos nosotros, que sentía, amaba, reía y lloraba como lo hacemos todas las personas. Era alguien que, como nosotros, tenía esperanzas en el futuro, ganas de vivir y un deseo de cambiar algo de aquel mundo en el que le tocó nacer, ser y respirar. El mismo mundo en el que nosotros nacimos, y en el que ahora somos, y respiramos. Miquel Grau fue "un jove treballador que va ser assassinat pel feixisme en un context de lluita per la construcció del País Valencià, per les llibertats nacionals, per la dignificació del valencià, per posar fi a un període dictatorial i substituir-lo de dalt a baix per un de veritablement democràtic". "Per a nosaltres, Miquel Grau és un més de nosaltres, i recollim per tant el seu testimoni de lluita".

Los homenajes organizados cada año en la Plaza de los Luceros no son, sin embargo, la única acción realizada por el Tio Cuc para darle voz a una de estas víctimas de la extrema derecha. Otros ejemplos son el trabajo realizado para conseguir la colocación de una placa oficial por parte del Ayuntamiento de Alicante en la Plaza de los Luceros, la celebración de un acto en el cementerio de la misma ciudad en el 40 aniversario de la muerte de Miquel o la sustitución del nombre de la calle García Morato (nombre de un aviador fascista) por la de Miquel Grau (cambio que solo duró 4 meses, pues el antiguo nombre fue inmediatamente restituido). Además, no ha sido solo la pasividad del Ayuntamiento de Alicante la que ha obstaculizado las labores de memoria y reparación del Casal Tio Cuc, sino que este también se ha tenido que enfrentar a las acciones de vandalismo de diferentes grupos de extrema derecha de la ciudad; entre ellas, el ataque a la placa oficial instalada en la Plaza de los Luceros. "Entre desembre de 2015 i agost de 2018 la placa ha estat atacada en huit ocasions". "En aquesta qüestió sí que hem criticat la passivitat de l'Ajuntament d'Alacant, que no ha fet cap denúncia ni cap investigació per a identificar els autors dels atacs. Li ha resultat indiferent, i això per a nosaltres és una forma de complicitat". "Un altre episodi dur ha estat la retirada del carrer dedicat a Miquel Grau. Estem convençudes que ha estat un insult a la seua memòria però sobretot ha generat dolor a la seua família". "És injustificable el que ha fet l'Ajuntament d'Alacant, en termes d'humanitat i en termes polítics de memòria, i és un deure pendent que de moment sembla que no té intenció de corregir".

"La mort, l'assassinat d'una persona, és un fet impossible de solucionar. Ni la seua família ni els seus amics i companys el podran recuperar. Ara bé, el que sí que es pot fer és reparar el mal causat. I això passa perquè una part de la ciutat reconega Miquel Grau com una víctima del feixisme i per tant faça allò necessari per a reparar el dolor causat i l'acumulat". "Les passes institucionals que es van iniciar en 2015 anaven en bona direcció (reconeixements per part de l'Ajuntament d'Alacant i la Generalitat Valenciana, placa a la Plaça dels Cavalls, carrer) però s'han quedat en quelcom anecdòtic ja que no ha hagut continuïtat i, fins i tot, algunes iniciatives s'han revertit". El camino es duro, pero a pesar de ello sabemos que el trabajo continúa, y que será necesario seguir reivindicando la memoria del joven Miquel Grau -y, por tanto, de todas las víctimas del fascismo- hasta que los que pretenden alzarse y lucirse dejen de hacerlo a costa de aplastar, humillar y enmudecer a otros. "Recordar Miquel Grau és recordar-nos a nosaltres mateixos que els drets s'han de conquistar i defendre amb la lluita. Que res ens serà regalat, i que si hui en dia existim és perquè altres ens han deixat el seu llegat. "Des del Casal Popular Tio Cuc continuarem treballant per la seua memòria, i entenem que hi ha un camí molt ample on seguir treballant".




28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Participa, involucra't. Escriu-nos.

Volem que el #ProjecteMiquelGrau siga un projecte de totes.
Facilita informació, aporta idees, comparteix pensaments.
Participa, involucra't!

DSC_0284_edited.jpg
 

©2019 by Projecte Miquel Grau. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now